F I L E T

Quizás es el calor, o el deseo de comodidad que traen los meses de verano y las vacaciones. 

 

El caso es que durante estos meses de terracitas, helados y playa tendemos a simplificar nuestro look, aligerarlo de accesorios y minimizar el contenido de nuestro bolso que, a veces, llega a parecer un baúl. 

 

Desde Francia nos llega un clásico revisitado, que nos encanta tanto para ir a la playa, como para andar por la ciudad de museos, shopping o de vinos con amigos. 

 

Es la típica bolsa de ir a la compra hecha de red de algodón. 

 

En Francia la llaman filet y su historia se remonta a los pescadores normandos del siglo XVII, quienes tejían redes para pesca, hamacas y también estas versátiles bolsas. 

A los pies del Mont Saint Michel se comenzaron a tejer para diversos usos. 

 

En los 60 y 70 se pusieron de moda y seguro que más de uno recordamos a alguien de casa usándolas. 

Ahora han vuelto, porque son preciosas y por sus múltiples ventajas. 

No ocupan nada, son lavables, las hay de mil colores, son de algodón orgánico  y se adaptan al contenido. Es sorprendente lo que puedes llegar a cargar en ellas. Y, por supuesto, se han convertido en un detalle de estilo, que, en este caso, cuesta muy poco. 

 

Actualmente las comercializan diversas marcas y es fácil encontrarlas por Internet. 

Si compráis una, seguro que os aficionaréis a ellas y acabaréis teniéndolas en distintos colores. 

El complemento ideal de vuestras gafas de sol, vuestras sandalias y seis croissants de mantequilla! 

2

¿Quieres conocer las últimas tendencias a nivel nacional e internacional?

¿Quieres conocer las últimas tendencias a nivel nacional e internacional?

Apúntate a nuestra Newsletter para estar informado de todas nuestras novedades y tips!

Te has suscrito con éxito!