Las “lolitas” de BALTHUS en el Thyssen

Lo descubrí hace 20 años, unos días después de su muerte durante la Bienale di Venezia, en el Palacio Di Grassi y quedé conmocionada por la extraña singularidad de uno de los grandes maestros del Siglo XX cuyos precios por una obra, fallecido él, de repente se disparaban. Hoy por hoy, en tiempos del movimiento “Me too”, varias de sus pinturas han estado a punto de ser censuradas. ¿Pédofilo? ¿Voyeur?

Seguir leyendo …