Pantone’s Armada

Es difícil sintetizar las sensaciones visuales y estilísticas que me produce el vestuario elegido por S.M. la reina Letizia en su reciente visita al Reino Unido. El saberse conocedora de todas las miradas, incluida la de la monarca inglesa, no es fácil. Y esto, sin duda, requiere una preparación previa, que yo creo que se podría comparar con las estrategias militares que coordinaba la famosa armada española cuando se batía el cobre contra el ejército británico en aquellos tiempos gloriosos.

Por desgracia, todos recordamos el fatídico episodio de la batalla de Trafalgar, que nuestros amigos del Reino Unido se encargan de recordarnos en su céntrica plaza de la ciudad de Londres.

Sin embargo, en esta ocasión la armada estilística ha arrasado al pueblo inglés. Comenzando con su primera aparición con un Felipe Varela de color mantequilla combinado con amarillo, el color favorito de la monarca inglesa, que no pudo reprimir su deleite al contemplar su atuendo. A la prima Lilibeth la teníamos en el bolsillo!!

Asimismo estuvo junto a Felipe de Edimburgo paseando en coche de caballos y la sensación que daba era que la luz y el sol de España apartaban las nubes de un día gris tipicamente inglés.
 
Pero esto no iba a quedar ahí, a la hora del té en Clarence House, Letizia lució un vestido trench de Burberry homenajeando a la moda inglesa.
 
 
Posteriormente llegaba el gran momento, la recepción ofrecida por Isabel II a nuestros monarcas en el palacio de Buckingham, ahí nuestra reina no podía fallar y apostó sobre seguro con un color que le es tremendamente favorecedor, el rojo pasión que tantas alegrías ha dado a numerosos cronistas de moda, pero esta vez le dio una vuelta más de tuerca.

Este vestido corte palabra de honor rojo pasión era todo un deleite ornamental y de textura, que las malas lenguas digan que recuerda a un diseño de Zuhair Murad, no empaña la belleza de la confección de una obra de arte.

 
 
Además combinado con la tiara Flor de Lis, una de las piezas más importantes del joyero Real, que perteneció a la reina Victoria Eugenia, ya teníamos otro guiño que estaba epatando a cualquiera que se atreviera a querer apagar el brillo que desprendía aquella velada. Si además añadimos que optó por colocarse la banda de la orden de Carlos III por dentro del escote (se cuchichea que fue una idea que le propuso su cuñada Elena) tenemos el total look,  y lo que es lo mismo, tenemos el color rojo y el color amarillo, opino que en su juego pantone, para ser el primer día Letizia dejó una huella muy clara y muy española.
 

Para la segunda jornada  de la visita real Letizia acudía a la Abadía de Westminster, donde el principe Harry iba a hacer de anfitrión. Letizia supo leer ese aire jovial, más desenfadado que representa el hijo pequeño de Carlos y Diana, por ese motivo su combinación de blusa azul y falda de flores de Carolina Herrera, que ha utilizado con anterioridad, fue una elección perfecta.

Nuestra reina nos estaba dando un mensaje poderoso después del derroche de novedades del día anterior. Puedo repetir un estilismo y seguir maravillando, muestra claramente que nuestra monarquía es más austera pero llena de autenticidad y cercanía.

Pero quedaban más mensajes por mostrar, esa misma noche en la recepción que les ofrecía el alcalde de la city, Letizia volvía a apostar por el azul en un vestido delicado de escote asimétrico, un azul que es un homenaje a la casa de Borbón y más tarde descubriríamos otro significado, ahora ya no hay que epatar solo encandilar, por lo que su tiara floral de brillantes y unos pendientes de estreno, eso si de brillantes y zafiros, a los que en mi humilde opinión les sobra una tira de brillantes, fueron una muy buena elección.

 

Para concluir la visita llegó la traca final, un conjunto lady con un top blanco y una falda rosa empolvado de Topshop, otro guiño a la moda inglesa low cost, en la que Letizia vuelve a decir, yo soy reina pero soy una mujer como tú, como tú y como tú!!

 
La reina Isabel II despidió a nuestros monarcas con cariño y admiración porque en ese momento en el juego pantone descubrimos que al igual que el rey Felipe VI había conseguido con sus discursos unir un poquito más a los dos países, Letizia desplegó ese juego cromático por una parte amarillo y rojo y por otra blanco azul y rojo que habían configurado una Union Jack que será recordada durante mucho tiempo.
¿Por cierto quien se acuerda del Marchesa, color nude de Kate Middleton?? Poor Kate, maybe next time!!
0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
¿Quieres conocer las últimas tendencias a nivel nacional e internacional?

¿Quieres conocer las últimas tendencias a nivel nacional e internacional?

Apúntate a nuestra Newsletter para estar informado de todas nuestras novedades y tips!

Te has suscrito con éxito!