Comienza el año con Yoga by Elsa

 

Comienza un nuevo año, un nuevo ciclo. Un nuevo “apartado” en nuestras vidas. Este es un momento ideal para cerrar la puerta del pasado, para dejar atrás lo que no queremos seguir cargando, para crear un espacio que nos permita seguir creciendo y avanzando con más conciencia.

En este primer artículo he querido compartir mi vivencia, un poco de dónde vengo y qué entiendo por Yoga, cada persona tendrá sus propias respuestas, te invito a contestar estas preguntas según tu propia experiencia y a compartirlas si así lo sientes.

IMG_2719

¿Qué es el yoga?

La gente plantea esta pregunta con frecuencia, y muchas veces ya tienen una imagen preconcebida. Se suele relacionar el yoga con las posturas físicas, posturas a veces demasiado complicadas, para la mayoría de los occidentales. Para empezar sería interesante aclarar lo que NO es el yoga para borrar esa falsa imagen que se pueda tener de ello. El yoga NO es un deporte, NO es una competición. ¿Se hacen competiciones de yoga? Sí, contradictorio ¿verdad? El yoga tampoco es fitness, NO es culto al cuerpo y, por supuesto, NO son solo posturas.

_DSC0227OK_1

Son muchos y muy diversos los motivos por los que una persona se acerca a una clase de yoga y todos ellos son respetables. Yo me inicié en el estudio y la práctica de yoga como algo personal, vi en el yoga un camino hacia el autoconocimiento y la conciencia. Mi objetivo no era ganar flexibilidad, cosa que veía casi imposible, pues he de reconocer que aprobaba la educación física en la escuela a duras penas, era la asignatura que más me costaba. Confieso que deseaba realmente enfermar cada vez que comenzábamos la clase y teníamos que correr alrededor del patio. Correr, ¿para qué? ¿Tenemos prisa? No entendía la finalidad de esa actividad. Hay que moverse sí, el cuerpo está diseñado para ello, pero lo hacíamos con completo descontrol y falta de conciencia. Sumado al enfoque competitivo que a día de hoy sigo sin verle el sentido. Hacer abdominales, sin saber ni para qué están ahí los abdominales, pero a ver quién hace más; medir tu flexibilidad en el banquito, sin que te hayan enseñado a estirar ni para qué sirve un estiramiento; tirar un balón medicinal a ver quién llega más lejos; hacer el pino y de ahí flexionar los codos y hacer una voltereta… ¿Cómo? Sí y todo esto, sin que te expliquen ni para qué ni cómo. La verdad es que tampoco me importaba, sólo deseaba que esa hora pasara rápido.

El yoga me reconcilió con mi cuerpo, me ayudó a darme cuenta de cómo estoy, de cómo me siento, cómo respiro. La respiración,esa gran desconocida para muchos. Nuestro cuerpo un gran misterio, por no hablar de la mente y las emociones. El yoga es para mí un continuo aprendizaje. Vivimos sumergidos en una actividad frenética y descontrolada, no nos permitimos pararnos. Vivimos en una sociedad que nos educa para ser productivos,  competir, obedecer, no para sentir ni ser conscientes. Y cuando tenemos un momento lo llenamos con algo, no soportamos el vacío, tampoco la quietud o el silencio.

¿Qué me ha enseñado el yoga?

  • El yoga me ha enseñado que los mayores límites y más grandes obstáculos se encuentran en nuestra mente. Cuando comencé la practica el pensamiento desde el que iniciaba cualquier asana (postura) era “no puedo”. Ese pensamiento del que partía me limitaba, es interesante ver desde dónde partimos, el limite no estaba en mi cuerpo, estaba en mi mente.
  • Que la vida no es una competición, es una escuela y estamos aquí para aprender y mejorar. Con frecuencia en las clases nos comparamos con las personas que nos rodean, y en base a eso nos juzgamos. Hay que tener en cuenta que cada persona es diferente, cada uno parte de un lugar distinto, no importa dónde esté la persona de al lado, lo importante es donde estas tú, y desde esa aceptación y el reconocimiento del lugar en el que nos encontramos podremos ir avanzando poco a poco en camino.
  • El yoga me ha enseñado a ver un aprendizaje en cada experiencia y un maestro en cada persona. De los momentos más duros y las relaciones más conflictivas podemos aprender, lo que hoy pensamos que es una desgracia puede convertirse mañana en un golpe de suerte. Hay un proverbio hindú que dice: el mismo suelo sobre el que caes es el que te ayuda a levantarte.
  • Me ha enseñado a escucharme, sentirme y respetarme, y a hacer lo propio con los demás.
  • Que no podemos separar el cuerpo de la mente y el corazón porque somos Uno.

Para mí, el Yoga es un camino de conciencia que abre las puertas del cambio y la evolución, un continuo aprendizaje.

_DSC0186OK_1

 

www.elsayoga.es

6

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    ¿Quieres conocer las últimas tendencias a nivel nacional e internacional?

    ¿Quieres conocer las últimas tendencias a nivel nacional e internacional?

    Apúntate a nuestra Newsletter para estar informado de todas nuestras novedades y tips!

    Te has suscrito con éxito!